Por John Better

Afligido poema con Toro y Drones


I
Muerto sobre la arena y con sus orejas cortadas como trofeo en manos del matador, el toro no deja de oír los mortificantes aplausos.


II
Al culo apretado del torero le toma por sorpresa el enorme cuerno. Sangre y caca manchan el traje de luces. Excitado en las gradas, un chico moreno aprieta con fuerza el cuero de la bota, un chorro tibio de licor enciende su garganta:. Nadie aplaude.

III
El hombre gordo con tirantes mira al toro desde la barrera. Casi saborea la inminente estocada del bello torero andaluz. Quiere ver brotar la sangre del negro morro. No le basta con la de su Cristo crucificado. Al instante una lluvia de claveles rojos caen en la arena.

IV

La muerte es circular.

V


Con tu pañosa me he hecho una falda, matador, de todos el más moreno. Cómo no amarte, así tus ojos llorosos  por la mala corrida te  hayan echado hasta mis brazos. !No hay toro, no hay toro! gritas de un lado a otro de ese cuarto de pesadumbre. Luego  das la vuelta y entonces...

Relacionados

0 comentarios:

Publicar un comentario

RevistaCorónica se reserva el buen gusto de retirar del foro los mensajes que sean ofensivos