Por John Better

VIBRADORES Y DILDOS CONSOLADORES (Notas para un fracasado stand up comedy de Templanza Better)









1. Amigo, si por accidente, usted encuentra un vibrador  o un dildo  entre las cosas de su chica , no se  sienta escandalizado, mucho menos, traicionado. Le recomendamos meterse el rabo entre las piernas y callar. Usted no es rival digno del Gran Consoladorr.

2.Si por el contrario,  ya acepta al adminículo  como una parte de su relación, le sugerimos no molestarse por  el hecho   que su chica le haya puesto nombre propio al objeto-sujeto en cuestión. Nunca se le ocurra llamarle sarcásticamente: “esa cosa”, o, “el cabezón ese”. Llámelo por su nombre, a diferencia suya, el vibrador/dildo,  merece mucho respeto.

3.Tenga presente que el vibrador , apagado u encendido, siempre cumplirá su noble misión. Así que no esconda el dildo o el vibrador (botar sus pilas, será inútil), el mercado está lleno de ellos, y la nevera también;  el mundo de las hortalizas es bastante fálico.

4.Trate de acostumbrarse a esta novedosa  relación, no pierda los estribos cada  vez que esté en el trabajo y el celular le vibre en el bolsillo cómo recordándole algo.  Por nada del mundo se le ocurra en esos instantes llamar a su chica  a preguntar: ¿qué estás haciendo?

5.Un dildo   de dos cabezas es un ser doblemente pensante.

6.No compare  el tamaño de su verga con este. Usted es un miserable y reprochable multiplicador de la especie humana,  el vibrador, un reproductor del placer.

7.Algunos vibradores se optimizan con su uso frecuente, a diferencia de algunos hombres, entre esos, usted.

8.Debe estar preparado por si en cualquier momento  su chica le propone experimentar a su lado  las grandes bondades del objeto-sujeto en cuestión, debe tener  la mente abierta al igual que otras zonas de su cuerpo.

9.Ahora, si usted es quien manipula el vibrador para su chica,  y ella,  en medio de la excitación menciona una y otra vez el nombre con el que lo  bautizó: “Samuel”, por ejemplo, no entre en cólera, por el contrario,  en ese instante,  Samuel, usted y ella, son  trío consensuado. 

10.No es extraño que algunas mujeres hablen a solas con sus consoladores, (me gusta más esta palabra) o, que lo hagan mientras le dan uso, él siempre tendrá la respuesta esperada y muchos más niveles de potencia que usted.

10. Un dildo de cristal es un oráculo del placer.

11. Cuando una mujer le diga: “tú me haces vibrar”, ya saben quién es su referente.

12. Un vibrador con delicadas púas de silicona es un erizo que busca una cálida madriguera.

13. Un vibrador  fluorescente es un ser dotado de iluminación.

14. Una  mano brinda muchos  dedos de consuelo.


15.  Si usted cree que con regalarle a  su chica un vibrador o dildo consolador, lo hará ver muy open mind, le sugerimos que no lo haga. Probablemente ella le aceptará el detalle, pero, tenga por  seguro que no le dará uso. Para ella, la adquisición de uno nuevo, es  algo íntimo, una compleja labor de escogencia por colores, formas y tamaños,  que puede tardar días o semanas  de visitas en el sex shop dónde casualmente trabaja un chico llamado “Samuel”. Lo más seguro es que el vibrador escogido por usted,  carecerá de encanto y misterio. Tal vez hasta  le parezca  simplón, y para eso ya lo tiene a usted.

16. Tal vez un día usted regresé a casa y ya no encuentre ahí a  su chica. Abrirá el closet y descubrirá que se ha llevado todas sus cosas,  excepto una.  Entonces  mirará al vibrador, ya no con recelo o antipatía, lo  más probable  es que ahora se convierta en su amigo, su compadre. Tal vez lo pondrá al lado de su cama y de vez en cuando lo huela, verán juntos el fútbol,  y hasta le dará un nuevo nombre.  Y en esas noches solitarias, quizá,  en medio de una borrachera  lo encenderá por unos segundos entre sus  manos, y lo sentirá vibrar débilmente por la batería casi agotada, lo sentirá vibrar con la misma brevedad de ciertos amores, de ciertos orgasmos.




















Relacionados

0 comentarios:

Publicar un comentario

RevistaCorónica se reserva el buen gusto de retirar del foro los mensajes que sean ofensivos