featured Nicolas Valencia

Cómo desaparecer completamente: apuntes sobre Tiqqun

miércoles, octubre 02, 2019Revista Corónica

Por Nicolás Valencia | Argentina


¿Por qué no puedo caminar por las calles libre de sugestión alguna?
FUGAZI

“Me gustaría decir que Tiqqun no es un autor, en primer lugar. Tiqqun fue un espacio para la experimentación. Fue un intento de cerr ar la brecha entre la teoría y una serie de prácticas y ciertas formas de "estar juntos". Era algo que existía durante un tiempo determinado y que luego se detuvo porque las personas involucradas no estaban contentas con la relación entre la teoría y la práctica y que ciertas personas habían decidido que Tiqqun 3 sería una película..”


Tiqqun es un colectivo anónimo de autores franceses que existe desde 1999. Los autores reúnen escritos ensayísticos políticos y poéticos, con la mira en el giro radical de la crítica inherente a la izquierda clásica en la sociedad capitalista de hoy, y en su lugar exigen que se rechace en pos de una práctica transgresora en el sentido de un cruce lúdico, no dogmático de las fronteras.

El nombre de la revista proviene de un término cabalístico hebreo que significa reparación, redención y restauración. A través de este nombre se entiende el énfasis en la visión mesiánica, la presuposición y la característica común a todos los artículos de la revista en la qu e originalmente estaban escritos los textos. Sin duda era un mesianismo profano y no religioso, completamente inmanente, en la línea ya trazada y cruzada por Benjamin.

El trabajo del colectivo está fuertemente influenciado por la estela de Agamben y Foucault. Sin embargo, esta admisión menoscaba el influjo no menos evidente de Adorno, aquel maximo pope de la escuela de Frankfurt. Por lo demás, se puede pensar en la revista como un Theodor Adorno con molotov: pero ahí donde la escritura de este último paraliza, la del Comité Invisible moviliza; imposible quedar indiferente. Y es que justamente ahí donde todo el brillo de la prosa adorniana encandila, la del Comité invisible estalla en sintaxis incendiarias; en un invitación al goce siempre compartido de la comuni cación la puesta en común de medios, técnicas, amores, cuerpos, saberes, infraestructuras, etc. “Al comunismo le va la mar de bien sin Karl Marx”, reza Tiqqun . Y es claro: la solución al problema que ves en la vida es una forma de vida que hace que el problema desaparezca.

Tiqqun cree que lo que es verdadero no tiene que estar firmado con un nombre y, por lo tanto, actúa  de forma anónima. Así como no menos anónimamente se cuela en sus textos lo que Benjamiin bien llamó “el arte de citar sin comillas”: Weber, Kafka, Malatesta, el propio Benjamin, Valery, Debord, Delleuze: niguno escapa al reapropiamiento pertinente cuando la escritura así lo requiere : ésta gente está en su elemento en todas las futuras formas de sabotaje. El colectivo Anonymous no critica a la sociedad con el fin de hacerla mejor, sino que promueve las dudas sobre su existencia continua en todas partes y ataca a las maquinaciones de un enemigo sin rostro interno que está involucrado en una conspiración permanente contra la liberación. Tiqqun predice un escape masivo del cadáver social de la vieja sociedad: una invectiva contra comunidades aparentemente nuevas que traen consigo los problemas no resueltos de los viejos.

El gobierno francés, por otro lado, no encontró amena la lectura de Llamamiento (2009, Acuarela) semejante material prodigado anónimamente por un grupo llamado el Comité Invisible, otra facción formada por el cisma de Tiqqun . Mucho más hostil al estilo de vida consumista metropolitano que su cosmopolita hermano-grupo Claire Fontaine, el Comité Invisible llamó a levantarse contra los controles del Imperio en el breve y maravilloso La Insurreción que viene (2007, Melusina).

El libro llevó al Ministerio del Interior francés a atacar una comuna en el pequeño pueblo francés de Tarnac en noviembre de 2008, en presunta conexión con los intentos de sabotaje de las líneas de tren cercanas. El Ministerio afirmó que las cinco mujeres y cuatro hombres arrestados en la redada, autodenominados anticonsumistas que dirigían una pequeña tienda de comestibles, un restaurante, un cine y una pequeña biblioteca en la aldea, eran en realidad una violenta célula terrorista cuyo líder, Julien Coupat, había escrito La Insurreción que viene. La mayoría fueron liberados en cuestión de semanas, pero Coupat estuvo retenido durante más de seis meses bajo la acusación de "dirigir un grupo terrorista".

La guerra civil convocada por un colectivo de autores anónimos franceses de ninguna manera se agota en las asociaciones populares de terrorismo y violencia destructiva; sirve como un sinónimo de un vacío de negatividad contra la racionalidad de la hostilidad que se está pudriendo y se ha extendido por todo el imperio biopolítico. Un acierto gigantesco de los autores: el mítico"¿qué hacer?" es sistemáticamente rechazado: no espere recetas para una nueva gubernamentalidad.


TEORÍA DE LA JOVENCITA

“Ya sea camarero, modelo, publicitario, ejecutivo o animador, la Jovencita vende hoy su “fuerza de seducción” como antaño se vendía la “fuerza de trabajo”. Los bloques de construcción básicos para una teoría de la jovencita no son de ninguna manera teoría de género: la jovencita no es una figura híbrida para superar el sexismo, sino simplemente una jovencita. Ciudadano-modelo producto de la sociedad mercantil post-guerra, y contracara flagrante a la amenaza revolucionaria, esta “jovencita” ya sea por capricho o por un desempeño concertado, solo puede seducir consumiendo. Lleno del lenguaje de las revistas femeninas francesas, enraizado en la figura de Albertine de Proust y de la divertida miseria del (adolescente) romance en el Ferdydurke de Witold Gombrowicz, a la vez que alimentada por la noción de Pierre Klossowski de "moneda viva" y economía libidinal, “Primeros materiales para una Teoría de La Jovencita” diagnostica, y hace visible, un fenómeno tan ubicuo que se ha vuelto transparente.. En resumen, todos tenemos en nosotros algo de la Jovencita. En pocas palabras, es la Jovencita quien se convierte en prisionera de una paradoja, para considerarse a sí mismo como un material en formación con el propósito de intercambiarse en mercados competitivos, mientras que lamenta al mismo tiempo la reducción de las relaciones sociales. a este conjunto de bolsa: erótico, comercial, profesional, etc.

“Nada, en la conducta de la Jovencita, tiene en sí mismo su razón; todo se dispone conforme a la
definición dominante de la felicidad. La extrañeza hacia sí misma de la Jovencita raya en la
mitomanía”.

Escritos aforísticos, en ráfagas cortas, de no más de un par de oraciones, en fuentes cambiantes. Es un alimento intencionalmente filosófico para la atención fragmentada de la generación MTV, citada con frecuencia, que pasa rápidamente de una idea a otra. Cada nueva escena ilumina las anteriores, son pronunciamientos sin la explicación a la que están acostumbrados los lectores. El contexto está en el documento mismo, que requiere completarse para su comprensión.

“LA JOVENCITA NO SE EMPAREJA POR UN ARREBATO HACIA EL OTRO, SINO PARA
HUIR DE SU INSOPORTABLE NADA”

En los años transcurridos desde la primera publicación del libro en francés, los mundos de la moda, las compras, los planes de seducción, los proyectos de renovación y los desórdenes alimenticios han ido más allá del dominio comparativamente dócil de las revistas de papel hacia la accesibilidad perpetua de la cultura de Internet. Aquí, la Jovencita puede buscar su propio reflejo en los universales corporativos y en los intercambios de "personalidades" en las redes sociales dentro del ámbito impersonal del mercado. Rastreando la colonización de la juventud y la sexualidad de la sociedad de consumo a través de la "libertad" de la Jovencita (en términos de revistas) para hacer lo que ella quiera con su cuerpo, Tiqqun expone el paisaje competitivo y psíquicamente ruinoso de la vida moderna, donde el cuerpo de la Jovencita, extranjero y ajeno a sí mismo y a los demás cuerpos en su entorno, se encuentra sometido a la tiranía de la eficacia y el buen funcionamiento, a la
existencia carcelaria perpetua de consumo frenético de los muy caros signos de pertenencia a un mundo para el cual se sabe inadecuado.

“La Jovencita es la figura del consumidor total y soberano: y se comporta como tan en todos los
ámbitos de su existencia”

El desinterés de la prensa de "izquierda" social y cultural por estas cuestiones de identidad sexual,  la instrumentalización del cuerpo, la extensión del campo de lucha y el manejo de su propia imagen, es lamentable. La Jovencita, ya sea que la amemos o la abandonemos, merecía una controversia, ya que si la esperábamos de su parte, tranquilamente nos crecían raíces en los pies...

IN BLOOM

Boceto de Leopoldo Bloom, de James Joyce

La teoría de Bloom se refiere a una posición ética (o a la falta de una) de extrema indiferencia respecto de lo que uno debe ser en el mundo. Bloom surge en un momento en que los procesos de subjetivación y desubjetivación bullen constantemente. A la falta de relación de uno consigo mismo y con los demás, uno se descompone para construirse de manera concurrente, ya que lo que se valora sobre todo dentro de esta fase del capitalismo es la maleabilidad del ser humano, una disponibilidad constante para ser cualquier cosa en cualquier momento y edad. El hombre-masa, el hombre degradado, un hombre sin cualidades, criado hombre, el hombre incapaz de sentir, incapaz de emociones , incapaz de experimentar: Bloom es todo esto en una escala planetaria total. Todos somos Bloom, incluido Tiqqun, y solo aquellos que se engañan a sí mismos de no serlo florecen ahora sin escapatoria. Bloom ha alcanzado un umbral de infelicidad pasiva en su la adicción a la sociedad del espectáculo, a la servidumbre, la democracia de los bienes, y la indiferencia a todo lo que está vivo en el mundo, Tiqqun argumenta que Bloom representa en su extrema alienación de la alienación una inesencialidad, o nada, que puede estallar libremente desde cualquier lugar e introducir una extrema hostilidad hacia el mundo que los crea. Sin embargo, mientras Bloom siga siendo un hombre armado solitario, se neutralizará fácilmente como el tirador en masa, o el incomprensible terrorista antisocial, como la locura que es fácilmente inexplicable y se separa de la masa. Bloom reconocería a Bloom como una condición común que inauguraría algo completamente diferente y aterradoramente maravilloso. Por supuesto que la existencia de un sujeto semejante y la teoría acerca de su propia esencia no es original. Pero la originalidad importa menos que la verdad, y la verdad del Bloom que somos todos resulta sencillamente insoportable, y es menester acabar con el mismo. Ahora bien: acá reside el pasaje más extraordinario de Tiqqun, porque cuestiona de arriba a abajo la idea optimista de que Bloom está hecho de su situación, revelando el rostro político y, por
lo tanto, económico del sufrimiento.

“Crisis significa: gobierno que crece”. La crisis permanente como forma de gobierno, así como la cibergubernamentalidad, han venido a desplazar a la economía política para asegurar la gestión la población, por medio de escenarios de desastre y de amenazas como la nueva forma práctica de la hacer política.

“Que nunca jamás el espectro de una oposición conciliable revoletee en el espíritu de todo aquel
que se sabe inadecuado al funcionamiento del capitalismo”

Así como Tiqqun invita a la secesión del capitalismo, también desea fervorosamente la liquidación de la izquierda mundial. El negrismo, el activismo, sus movilizaciones y su fin, ese “retorno depresivo a la normalidad”. El ambiente hostil formado por la grilla que lo rodea todo para que no pase nada se llama Imperio, en un sentido completamente diferente al de Toni Negri. El Imperio opera a través de procesos de subjetivación con los que fabrica las identidades necesarias para su supervivencia. El hecho de adherirse al mandato de ser alguien, es decir, un sujeto identificable, también debe revestir el papel del rebelde, es la principal forma de colaboración con el Imperio. A través de la previsibilidad y rastreabilidad de todas las identidades, el evento se evita. no sólo por los recortes asesinos en los servicios sociales, sino también en la forma de responsabilidad jurídica internacional de la población de los crímenes de liderazgo del gobierno frente a terceros. Muchas formas aparentemente incómodas de protesta se pueden explicar por el hecho de que esto se ve obligado a ir más allá de sus intereses inmediatos y también en interés de la objeción de los de afuera. Porque quien está en silencio concuerda, quien no tiene palabras para nombrar las causas de sus problemas debe experimentar con formas de expresión, y quien a excepción de los programas de aborto contra los derechos humanos no tiene nada que ofrecer, de todos modos no necesita más explicación. No es la policía la que impone el poder del imperio, sino nosotros mismos. Por lo tanto, no tiene "existencia jurídica o institucional, y nunca lo hará, porque no la necesita". Ya sea que seamos banqueros de inversión u ocupemos bohemios, reproducimos el poder del imperio moviéndonos dentro del campo de oportunidad que brinda. Y eso lleva sin rodeos al hecho de que las mismas separaciones sociales también entran en el Parque Zuccotti de Nueva York como afuera. Los autores se refieren lastimosamente a los oponentes de la globalización como oponentes antiglobalización entre comillas, porque en última instancia no son opositores a la antiglobalización, sino que simplemente desempeñan el papel que les proporciona el sistema.

La contrapropuesta de los autores de Tiqqun es ahora la Guerra Civil, que no establece que los campos existentes estén ahora en guerra entre ellos en lugar de hablar entre ellos. Por el contrario, cada individuo debe insistir en su forma de vida y no debilitarla como anteriormente para el beneficio de otros posibles intereses en lo socialmente aceptable, después de todo, esto está definido por el Imperio. Cada individuo debe profesar sus reservas son sus actitudes, su forma de vida y enemistades y hacerse visible de este modo y para que los demás sean reconocibles –como enemigos o amigos. Esto resucitaría una experiencia compartida que gradualmente ha sido quitada al hombre en la historia de la civilización occidental a favor de la tolerancia totalitaria, y ahora se ofrece como imitación de la cultura pop en festivales y conciertos. En definitiva, la lucha significa.

Eso suena peligroso.

Sin embargo, la pregunta es si realmente se está luchando menos en este mundo de lo que es hoy. O  si Tiqqun no solo quiere llevar la guerra desde los márgenes de vuelta al corazón del Imperio.

Recomendadas

0 comentarios

RevistaCorónica se reserva el buen gusto de retirar del foro los mensajes que sean ofensivos

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Suscribir