ALBERTO BEJARANO featured

NUEVO LIBRO DE ALBERTO BEJARANO "ARCHIPIÉLAGOS E ISLAS DESIERTAS EN CLAVE FRANCÓFONA"

domingo, octubre 06, 2019ALBERTO BEJARANO



LANZAMIENTO DE MI NUEVO LIBRO DE ENSAYOS DE LITERATURA Y ARTE: JUEVES 10 DE OCTUBRE, 4PM, FERIA DEL LIBRO DE CALI. BOULEVARD DEL RÍO. ENTRADA LIBRE

"ARCHIPIÉLAGOS E ISLAS DESIERTAS EN CLAVE FRANCÓFONA"
EDITORIAL SANTIAGO DE CALI

ÍNDICE


Hernando Téllez y la cultura francesa..................................9

En diálogo con Hélène Cixous..............................................27

Un baile imaginado: Anaïs Nin, París y la danza afrocubana...................................................................47

Mundos-frontera: leer a Roberto Bolaño con Édouard Glissant....................................................................................65

Bolaño y la poesía francesa: “De los hijos de Limo a los hijos de Lima”........................................................................79

La pintura en Pierre Michon y Pablo Montoya................89 

Epílogo..................................................................................101

Sobre el autor........................................................................105


DEL EPÍLOGO...

He escrito en este libro-abierto una serie de palimpsestos que resuenan con otros silencios. El silencio es un lugar. La noche es un lugar. Nosotros somos lugares. Va más allá del hecho de haber habitado ciertos lugares que recordamos aleatoriamente. La memoria es un lugar. Quizá sea el lugar por excelencia. El olvido, por el contrario, sí que no es un lugar. Y, además, olvidar no es un verbo que se pueda conjugar fácilmente, aunque muchos estén tan convencidos de su empresa. Si el olvido no es un lugar, ¿qué tipo de certeza puede albergar al pensarlo como futuro o como pasado? ¿Qué sentido tiene decir que hemos olvidado u olvidaremos? ¿Olvidar qué precisamente? ¿Dónde y cuándo empieza el olvido? 

El olvido puede ser la gran salud de Nietzsche o en todo caso, puede ser un acto de creación que nos acerque a ese deseo de no-lugar. Escribo porque se convive con el olvido. Lo veo, o mejor, lo escucho, a centímetros de mi, como algo oscilante, tan variable como la aurora. Por ello, me ha parecido justo sugerir ese no-lugar al que me dirijo literalmente, al sumergirme en mi pequeña salud al escribir. ...

Recomendadas

0 comentarios

RevistaCorónica se reserva el buen gusto de retirar del foro los mensajes que sean ofensivos

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Suscribir