Por Sara Giraldo Posada

Las Clásicas del ciclismo



Las llamadas Clásicas son carreras de ciclismo de ruta que se disputan en un solo día. Cuentan con trazados muy largos, más de 200 km por regla general y son bastante exigentes. Si bien no proponen puertos de alta montaña, sí es común que el pelotón se enfrente con varios “muros”-ascensos cortos pero de mucha inclinación- durante todo el recorrido.

También es propio de este tipo de competencia el pavé o sectores de adoquines, que son tramos en que la superficie del suelo es un tipo de pavimento fragmentado o roto (o un conjunto de piedras), situación que dificulta la cadencia continua del pedaleo y castiga las articulaciones de los ciclistas, además de ser un terreno que propicia los pinchazos y las caídas.

Otro factor que vale la pena resaltar es el del clima, toda vez que las Clásicas se corren, casi todas, entre los últimos días de febrero y finales del mes de abril, de allí que las suelan llamar “Clásicas de primavera”. Es por esta época en que predominan las lluvias en Francia, Bélgica, Italia y Holanda –donde se corre la mayoría de ellas-. La combinación del agua con los largos trazados fuera de los poblados urbanos y el pavé es lo que les da a éstas el aire de míticas.

Ahora bien, de éstas carreras es importante hacer algunas precisiones: La primera, es que se dividen en dos tipos: Las Clásicas de Flandes, en las que predominan los adoquines, donde encontramos la E3 Harelbeke, la París-Rubaix y la Kuurne-Bruselas-Kuurne, como las más destacadas; y las Clásicas de las Ardenas, en las que el pavé no es precisamente protagonista, resaltan la Felcha Valona y la Lieja-Bastoña-Lieja.



La segunda distinción que hacemos se refiere a la importancia de ellas y es en este punto donde son estrellas las cinco Clásicas más importantes y tradicionales, que se denominan Monumentos y son:

Milán-San Remo (Italia): Apodada La Classicissima¸ es la más larga de todas las Clásicas, cuenta con un trazado de 290 km, pero sin mucho desnivel, por ello suele definirse masivamente al sprint.

Tour de Flandes (Bélgica): Se caracteriza porque tiene amplia variedad de “muros”, subidas muy inclinadas, explosivas, aunque de corta distancia, a lo largo del trazado de 250 km. Además es el más joven de todos los Monumentos.

París-Rubaix (Francia): También llamada El infierno del norte o La clásica de las Clásicas, se destaca por ser completamente plana, pero con 30 sectores de pavé que suman cerca de 50km, lo que repercute en una dificultad altísima si le sumamos que generalmente llueve antes o durante la prueba. Así, entre la tierra y el agua forman el barro que entorpece los frenos y crea un ambiente propicio para las caídas masivas. La llegada es en el velódromo de Rubaix, que viene siendo la cereza en el pastel de la prueba.  

Lieja-Bastoña-Lieja (Francia): Conocida como La Decana es el más antiguo de todos los Monumentos y la última de las Clásicas de primavera. Con un trazado de 260 km que atraviesa las montañas de las Ardenas, creando un recorrido desgastante por los desniveles del terreno.

Giro de Lombardía (Italia): También llamada La Clásica de las hojas muertas, por ser corrida en otoño, a diferencia de las demás que toman lugar en primavera. Es el Monumento más montañoso, cuenta con 240 km aproximadamente y dentro de los ascensos se programan el Muro de Sormano de 2 km con un promedio de desnivel del 15%, pero con rampas del 25% y 27%, o el puerto de la Madonna del Ghisallo con una longitud de 10 km.

Dentro de la categoría de los Monumentos, el ciclista más ganador ha sido ‘el caníbal’ Eddy Merckx que se coronó en 19 oportunidades. Otros clasicómanos destacados son: Fausto Coppi, Fabian Cancellara, Tom Boonen y Alejandro Valverde, todos con múltiples triunfos en las carreras de un día.  Por el lado de Colombia, únicamente Esteban Cháves tiene un Monumento en su palmarés, el bogotano se llevó el Giro de Lombardía en 2016.



Nota: El año pasado Fernando Gaviria llegó en una posición privilegiada al remate de la Milán-San Remo, lastimosamente el paisa sufrió una caída en la recta final (que afectó también a Peter Sagan y a Fabian Cancellara) por ello no pudo embalar en los últimos metros. Lo relevante es que esta carrera le sienta bien, así que podemos esperar que el del Etixx tenga un despeño destacado en 2017. 

Relacionados

0 comentarios:

Publicar un comentario

RevistaCorónica se reserva el buen gusto de retirar del foro los mensajes que sean ofensivos