Puerto Rico, yo nunca dejaré de amarte

jueves, julio 25, 2019jerogarciar


Qué bien por Puerto Rico y su pueblo, gente caribe, con la sangre caliente por el sol y fresca por el mar. Gente que ha sufrido la dependencia gringa durante mucho tiempo, ha logrado derrocar a punta de marchas y protestas al gobernador Ricardo Roselló. Y como lo dice René Pérez, el Residente, la salida de este hombre no solo es por el escándalo del chat, sino por todo lo que ha sucedido en el país desde que él está en el gobierno. 

El pueblo puertorriqueño ha sido el ganador de esta batalla, sin duda.

Entonces algunos colombianos por redes sociales comentan cosas como "Cuándo será aquí" "Las machas sí sirven" "Si Puerto Rico pudo, por qué nosotros no", y "tal" y "pascual"; parece que olvidamos nuestro contexto, nuestra condición política y social. En síntesis, olvidamos nuestra historia. 

Somos un país que ha vivido sumergido en la violencia durante muchos años, eso nos ha convertido en una nación divida, polarizada en dos líneas, los diestros y los siniestros, Sí y No, derecha e izquierda (¿centro?) y bajo ese sesgo nos movemos politicamente. Hay marchas de un lado y del otro, uno con mas gente que otros, pero no existe unidad. No hay un elemento común que nos una, que nos de la posibilidad de llenar las calles en una sola voz. ¡No! Eso no es posible aquí. Seguimos atacando de un lado al otro, enviando plomo con los labios, queriendo que el contrario desaparezca, no admitiendo la diferencia. Así que nos falta eso, repito, unidad. La teoría de la acción colectiva aplicó muy bien en Puerto Rico, aquí nos falta entenderlo más, cambiar nuestro paradigma. 

Otro punto a favor de lo ocurrido en La Isla del Encanto  es la constancia, la insistencia, la persistencia, la resistencia. Nuestras marchas son flores de un día. Luego de salir a la Plaza de Bolívar regresamos a casa y sentimos que la labor fue terminada. "Se hizo la tarea". Marcharemos el próximo 26 de julio por los líderes sociales, pero recuerdo que hace unos meses, el año pasado, salimos también en una marcha con velas y todo por el mismo motivo. Entre una marcha y otra han pasado meses... ¡meses! ... Qué fuerza puede tener eso. Es como si un boxeador mandara un golpe cada tres rounds. ¡Eso pa´ qué! Necesitamos estar ahí todo el tiempo, tirar una seguidilla de golpes demoledores y seguro algo pasa, algo debe pasar.

Pero no solo quedarnos con la marcha y la protesta, hay que buscar otras acciones con los mecanismos de participación que tenemos (que la derecha maneja muy bien) y mover lo que adentro del gobierno ocurre. Hay que buscar otros caminos que no solo conduzcan a la Plaza de Bolívar.

En todo caso, felicidades a la gente de Puerto Rico mientras que acá, el próximo 26 de julio, seremos una bella mariposa de colores con pocos días de vida.

Recomendadas

0 comentarios

RevistaCorónica se reserva el buen gusto de retirar del foro los mensajes que sean ofensivos

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Suscribir