Por PEDRO GOMEZ BAJARRES

Ndai katui pe hasa ko'ape



23 de diciembre de 2016

Mario Levrero escribe en el Discurso vacío que la gente creía que lo que a él le interesaba era escribir cuando lo que en realidad le interesaba era recordar: La gente incluso suele decirme, Ahí tiene un argumento para una de sus novelas, como si yo anduviera a la pesca de argumentos para novelas y no a la pesca de mí mismo. Si escribo es para recordar, para despertar el alma dormida, avivar el seso y descubrir sus caminos secretos; mis narraciones son en su mayoría trozos de la memoria del alma, y no invenciones…La visión del alma, de las cosas que suceden dentro y fuera de nosotros, es mucho más completa que lo que  puede percibir el yo, tan estrecho y limitado.

Recuerdo el día que cayó Stroessner. Solo que la distancia me hace recordarlo como una postal deslavada de Europa del Este. Un tumulto con sogas y martillos que tumba la estatua que representa el poder. En Asunción no fue así. El dictador caído seguía siendo del Partido Colorado en el poder. No se lo tumbó, esa no es la palabra a usar, remover quizás se acerque. El que movió las piezas para hacerlo a un lado era su consuegro. Stroessner se fue a Brasilia. Paraguay siguió siendo Paraguay solo que sin Stroessner. Los treinta y cinco años en el poder solo significaron que caído el Rey: ¡Viva el Rey! (con el mismo traje de parada). ¿Qué significaba Paraguay? ¿A partir de ese momento Paraguay era otra cosa?

Por un largo instante fue euforia.

Del gr. εὐφορία euphoría 'sensación de bienestar', 'fácil capacidad de aguante'. ... Sensación exagerada de bienestar que se manifiesta como una alegría intensa, no adecuada a la realidad, acompañada de un gran optimismo.

Eso estaba reunido frente a la explanada de la Catedral, al lado de la Universidad Católica, tan cerca del Palacio de Gobierno: cientos de personas abrazándose, saltando, sonriendo. Yo escuché la noticia en la radio y subí al techo del Edificio España. Me quedé arriba mirando el río hasta que la noche llegó. No recuerdo qué sentí. No era alivio, tampoco ansiedad por lo que venía. Tenía ganas de mirar, nomás. Ver pasar el agua.









Dos años después, luego de las primeras elecciones democráticas municipales, ganó el candidato del Movimiento Ciudadano Asunción para Todos, el médico y sindicalista Carlos Filizzola. No habían pasado cuatro meses cuando decidió que el cuerpo metálico de Stroessner no tenía por qué estar encaramado en la punta de un monumento en el cerro más alto de la ciudad. Un monumento construido por el escultor español Juan de Ávalos y García Taborda, el mismo que realizó las esculturas del Valle de los Caídos en España. La historia es larga y enrevesada y está muy bien contada aquí.

Se serrucharon las piernas del dictador (sus zapatos siguen fundidos al monumento) y se trasladó el cuerpo sin pies a un taller municipal. Se pujó por el cuerpo. La oferta del artista Carlos Colombino de colocarlo en el sitio que se merecía hizo que la semejanza del dictador le fuera entregado. En el mundo entero la deconstrucción hacía furor, eran mediados de los noventa, partir la estatua y colocarla deconstruida en una plaza dedicada a los desaparecidos sonaba a que las piezas podían caer donde debían.




Allí siguen sus cejas, su frente, sus ojos, separados de su prominente labio inferior y sus manos. Un bloque de cemento se lo traga mientras otro cuya gravedad lo amenaza no termina de aplastarlo.

En el Discurso vacío Levrero también escribe: Cuando se llega a cierta edad, uno deja de ser el protagonista de sus acciones: todo se ha transformado en puras consecuencias de acciones anteriores. Lo que uno ha sembrado fue creciendo subrepticiamente y de pronto estalla en una especie de selva que lo rodea por todas partes, y los días se van nada más que en abrirse paso a golpe de machete.

Añadiría: selva o pantano o cemento. Y ni un soldado con fusil al grito de: Ndai katui pe hasa ko'ape/no pueden pasar por aquí, puede detener su crecimiento.

Relacionados

0 comentarios:

Publicar un comentario

RevistaCorónica se reserva el buen gusto de retirar del foro los mensajes que sean ofensivos