Balada de la loca alegría (Un poema de Templanza Better)

lunes, agosto 27, 2018John Better





                             Fotos de Henry Navarro


DJ : primer ministro de esta discoteca, pon a sonar mi track por que el beat es siniestro.
Nikki Blanco

Hay días en qué somos tan débiles, tan débiles,
Como un junkie  tomando el sol en el ojo de un pájaro muerto.

Escritores roedores secan mi tinta.
¡Deja de comerte el esmalte!
¡Deja de morder esa manzana de humo!

¿Hacia dónde vamos?
No querrás saberlo.
Me ha tomado tiempo llegar hasta aquí y no voy a mover mi alto peluquín para que puedas ver este último ocaso.

Hay algo que se pudre a cada segundo:
Es un poeta vanguardista,
Un illuminati.





Hay una escala tenebrosa donde me pierdo,
Hay pastillas de alegres colores y un niño circuncidado sangrando en una bóveda secreta del Vaticano.

La Nación Queer está despertando,
Soy su gran ramera.
Vengo sobre la bestia de 7 cabezas.
Traigo las vísceras de Perlongher todavía tibias y latiendo.


No cierren la entrada de la madriguera porque vienen tras de mí.
Sé que me siguen.

Soy la Elle Driver que les trae la bandeja con los medicamentos: Efavirenz, Etravirina, fumarato de disoproxilo de tenofovir, lamivudina y zidovudina.

Hay días en que somos tan inmunes, tan inmunes, 
Hay otros días en que no.
El conteo de mis glóbulos sigue en ascenso.

Hay algo que se pudre a cada segundo:
Una granadilla,
Una niña expatriada del Bronx que llora boxer.

Somos la gran pandilla que reparte Clonazepam.
Este es el nuevo barrio obrero.
La nueva forma sintética y vacía de escritura creativa. Deja que lleguemos y nos instalemos.
Lo mejor viene ahora.
Choca esos cinco,
Mi negro, mi perro, mi gamín apestoso, 
Déjame meterte estos cinco dedos y tocarte el alma.
!La vida es una aventura!



Recomendadas

0 comentarios

RevistaCorónica se reserva el buen gusto de retirar del foro los mensajes que sean ofensivos

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Suscribir