Daniel Ángel Rifles bajo la lluvia

Rifles bajo la lluvia, de Daniel Ángel: Una novela que cuestionará la Colombia de ayer y de hoy

viernes, julio 12, 2019Revista Corónica



Resultado de imagen para Daniel Ángel escritor


Airy Sindik

Daniel Ángel, escritor colombiano, nos comparte Rifles bajo la lluvia, novela que recorre las calles de Bogotá transgrediendo la desmemoria. Esa que diariamente acaricia el dulce sabor metálico que empuña un arma contra su propio hermano.

“Bajé la mirada y sacudí el cigarrillo para hacer caer la ceniza y cuando por fin ésta se desprendió y tocó el suelo, una gota de agua cayó a su lado. Ahí supe que Pablo había muerto”.

Aquí inicia una novela intensa que está dispuesta a abofetear a la realidad lo mismo que a la ficción. Daniel tropezará con un texto inédito, con la huella personal que deambula buscando, buscándose y con la historia que se retuerce en el presente como lombriz de agua puerca. Misma que exhibe el bucle recurrente que intenta desentrañar una explicación total de Colombia, como lo afirma el autor, dando vuelta en un ciclo recurrente de guerras intestinas e ideologizadas de ayer y hoy. Daniel guarda luto a su mejor amigo, hurgando en el testimonio que escondía de un soldado liberal que narra la Guerra de los Mil Días a inicios de 1900. En años en que liberales y conservadores intentan equilibrar la desigualdad a punta de fuego y en aquellos años en que los escritores se forjaban después de sobrevivir a las trincheras. Este soldado dirigido por el General Rafael Uribe Uribe aprenderá que apuntar la mirilla de un fusil será dar un tiro al espejo. Lo mismo hará de la palabra de este soldado, jurada entre la muerte, que se convertirá en el viento para que el presente organice el desembarco de destinos siniestros a los que estamos encadenados en aquí y ahora. Daniel muestra las dudas y correcciones que tiene que resolver un escritor para dar con el relato. Nunca estaremos listos para la historia que contaremos. Y ésta será la tensión que nos arrastrará hasta el final.

La Bogotá de todas las estaciones en un solo día es recorrida por Daniel resolviendo el acertijo de esta novela que se tenía que escribir, a pesar de él y de quién se interpusiera con la memoria. Seguramente si Daniel no encontraba cómo acertar en el blanco, sería asesinado por la bala perdida de quien dispara al aire. Pero no es así y al aflorar con ventura de este laberinto será el reto del lector emerger en el presente cuestionado su olvido.

Esta Bogotá contemporánea departe con un sancocho al almuerzo sobre la carrera 25 con 53 de la misma forma que lo hacía un soldado herido refugiándose a las orillas de un pueblo abandonado y con la esperanza de encontrar entre los que aún respiran algo de humanidad, esa que perdimos hace tanto tiempo y es lo que seducirá al lector para avanzar en la lectura. Es la misma ciudad en la que se arremolina en el pecho cuando se quiere definir guerra. Guerra me escupió, guerra me clavó un cuchillo, guerra me degolló e hizo la corbata con mis entrañas, guerra la empalaron, guerra le tiraron acido a la cara, guerra aquí se venden personas, guerra te vendiste por unos millones, guerra de balas que ahora cercenan testículos a los lideres desmovilizados y que se disparan solas, guerra tan guerra.

Esta costosa y complicada definición de la guerra en Colombia que se inventó ahí, entre el Meta, el Caquetá y Barrancabermeja, esa que se disputa en Santander y que se reinventa en el pacífico negro, esa mágica guerra de Márquez en el caribe all inclusive, es una guerra que se cocina como se cocina una langosta viva en agua hirviendo sin saberse en el jacuzzi de la muerte. Ese baño público al que todos asisten con sus cóleras y sus disenterías ideológicas y del que algunos salen desollados y otros sobreviven sosteniendo la mirada a la masacre mientras la lluvia se posa sobre el llano de aquella guerra.

Daniel Ángel ataca de frente y con atino varios debates literarios que no pretende resolver, sino que se posiciona frente a ellos. Desde aquí hablo, siento, pienso y escribo sin miedo a que se me catalogue.

“Al día siguiente desperté a las seis de la mañana. Preparé café y fumé un cigarrillo de pie frente a la ventana de la sala. Había dejado de llover, pero la ciudad tenía ese aspecto que adquieren los lugares luego de que ocurre en ellos una catástrofe”.

No oculta esa relación incestuosa entre realidad y ficción. Por el contrario, la voyeriza a detalle para salirse de la ociosa necesidad de la verdad. Crea aquello que el pacto periodístico llama autoridad, en el cual el presente fluye hacia la ficción sin ninguna frontera. Daniel juega con el morbo de los historiadores que darían todo por una fuente directa como el manuscrito con la que trabaja nuestro narrador.

Si bien Rifles sobre el asfalto nos detalla un punto de vista de la Guerra de los Mil Días a inicios de siglo, logra una metonimia que nos invita al extrañamiento en el reflejo de un río que desconoce al mismo soldado como al mismo lector. Explora el presente que asesinó a su mejor amigo, Pablo, a través de la extensión del relato de la muerte en todo Colombia a lo largo de su historia.

El narrador descubre la periferia en condiciones de miseria y violencia estructural abriendo ese territorio bajo la premisa del encuentro con la memoria y entrando al relato desde la auto-ficción y no al revés como pretende la novela histórica.

Daniel Ángel tiene las agallas de escribir la perpetua condición de esta guerra que se inventó en Colombia, la condición de que los padres son los que entierran a los hijos. Una inversión al tiempo que contrae las esperanzas de generaciones enteras a lo largo del conflicto armado. Una generación de escritores que sortean con letras algo real y tétrico como la ficción. La muerte a la vuelta de la esquina.

Daniel Ángel, nos comparte Rifles bajo la lluvia, una novela que se leerá siempre que se quiera imaginar puentes hacia otras Colombias. Una novela que refleja el doloroso retrato personal de cada colombiano al explicarse en voz alta cómo se convirtieron las calles en una ficción difícil de aceptar. Es un extrañamiento, un cuestionamiento de la verdad absoluta que impide imaginar otras posibilidades. Una novela que nos introduce al efecto critico de la historia.

Daniel Ángel está a puertas de publicar Silva, su nueva novela, editada por Seix Barral, y esperamos tenerlo en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2019.

Recomendadas

0 comentarios

RevistaCorónica se reserva el buen gusto de retirar del foro los mensajes que sean ofensivos

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Suscribir