Por LECTURAS DE 2015 René López Villamar

Lecturas de 2015, por René López Villamar

René López Villamar (Ciudad de México, 1979) colabora como crítico literario, narrador y ensayista en varias publicaciones en México y España, como La Tempestad, Vice, Pez Banana, y Tierra Adentro, de la cual además fue editor en jefe. Está antologado en Lados B (Nitro Press, 2014) y Cerati. Siempre seremos prófugos (Marvin, 2014).

El poder del mundo ha cambiado al este y al sur en la primera novela de Monyca Byrne, The Girl in the Road (Crown, 2014, todavía sin traducción al español), una novela con maravillosos protagonistas femeninos y ambientada en el futuro, aunque no es ciencia ficción. El mejor debut literario en tiempo recientes, Monyca es capaz de atajar temas complejos sobre identidad, migración, religión y sexualidad sin permitir que lector pierda nunca la capacidad de asombro por su versión del futuro.
También poderosa, pero ya de la pluma de un maestro, El Rey del Juego (Anagrama, 2015) es quizá la mejor novela de Juan Francisco Ferré a la fecha. Si Providence era su novela americana y Karnaval su novela europea, El Rey del Juego es su novela española, pero a la vez la más universal. Ferré está aquí en la cúspide de su capacidad narrativa, en lo más alto de la agudeza y el humor, y también en lo más acido y philipkadickiano de su crítica. Exigente y alucinante, no pude evitar consumirla como adicto en las 48 horas anteriores a escribir este texto.
Una tercia de libros tan inclasificables como impresicindibles de tres jóvenes autores mexicanos: Esquirlas de Luis Panini (27 Editores, 2014), novela sin ficción, escrita con presición quirúrgica pero a la vez es toda corazón; Kafka en traje de baño de Franco Felix, verdadero heredero de las crónicas de David Foster Wallace, menos la verborrea wallaciana, lo cual se agradece. Jaws (Tiburón) (Mantis, 2015) de Xitlálitl Rodríguez Mendoza es es el mejor poemario mexicano que leí este año: sobre aquello que se pierde (o se gana) en la traducción, mitad collage, mitad bomba atómica, 200% genialidad poética.
Apareció Nocilla Dream (Fitzcarraldo, 2015) y pronto fue mencionado como uno de los libros del año por The Guardian. No es de extrañar: no hay obra comparable en inglés a la de Agustín Fernández Mallo, como reseña un azorado Ben Marcus. Pero es Ya nadie se llamará como yo + Poesía reunida (1988–2012) (Joaquín Mortiz, 2015) la obra con la cual se encumbra ya como uno de los principales poetas españoles de su generación.
Páginas interiores (La Cifra/Rey Naranjo, 2015) es la primera incursión en el la novela gráfica de Jacky Beneteaud y Stéphane Courvoisier, pero la pirotecnia gráfica y estructural es una que otros artistas no alcanzarán en toda su carrera. Es, además, una historia de amor deliciosa. Por último, un cuento, “Impossible Dreams”, de Tim Pratt, ganador del Hugo en 2006, un cuento de ciencia ficción sencillo pero muy efectivo, no puede dejar de leerse. Se encuentra en varias antologías es español como “Sueños imposibles”.

Relacionados

0 comentarios:

Publicar un comentario

RevistaCorónica se reserva el buen gusto de retirar del foro los mensajes que sean ofensivos